preloader
Top
FALLECE EL PRIMER PERRO CONTAGIADO DE COVID-19 EN EE.UU
fade
6582
post-template-default,single,single-post,postid-6582,single-format-standard,theme-flow123,eltd-core-1.1.2,woocommerce-no-js,woo-variation-swatches,woo-variation-swatches-on-mobile,woo-variation-swatches-theme-flow123,woo-variation-swatches-theme-child-flow123,woo-variation-swatches-style-squared,woo-variation-swatches-attribute-behavior-blur,woo-variation-swatches-tooltip-disabled,woo-variation-swatches-stylesheet-enabled,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
fallece el primer perro por covid-19 en ee.uu

FALLECE EL PRIMER PERRO CONTAGIADO DE COVID-19 EN EE.UU

Esperamos con ansias el día en el que una noticia relacionada a la pandemia por covid-19 resulte alentadora. Esperamos que ese día llegue muy pronto, pero mientras ocurre también es importante mantenernos al tanto de las novedades.

 

Lo principal es cuidarnos nosotros mismos y a los que más queremos, y en esta ocasión hay noticias al respecto.

 

En Nueva York, Buddy era un pastor alemán que vivía una vida muy feliz rodeado de su familia, los Mahoney, con quienes gustaba de pasear en el coche, salir a correr, disfrazarse en halloween y hasta cuidar del pequeño Duke, otro pastor alemán parte de la familia, pero con tanto solo 10 meses de edad.

 

 

fallece el primer perro por covid-19 en ee.uu

Foto: National Geographic

 

 

En abril, justo antes de que Buddy celebrara su cumpleaños número 7, comenzó a sufrir dificultades para respirar y tras seis semanas de complicaciones, se convirtió en el primer perro en morir infectado con coronavirus.

 

De toda la familia Mahoney, el único que sospechaba que algo andaba mal con Buddy, el único que llegó a pensar que lo que le pasaba a su viejo amigo podría ser covid-19, fue el padre de familia, quién a su vez estuvo luchando varios días con la enfermedad, presentando síntomas muy molestos y recuperándose en casa.

 

El veterinario de planta de Buddy, se encontraba fuera de servicio por la pandemia y otras clínicas a donde intentaron llevarlo se negaron a recibirlos debido al padecimiento de covid-19 que presentaba Robert Mahoney.

 

Al final solo le recetaron algunos antibióticos vía telefónica. Unos días después, la hija de los Mahoney, Julianna, se realizó la prueba de coronavirus y resultó negativa, por lo que pudo llevar a Buddy a una clínica. Para entonces, Buddy ya había perdido mucho peso, y prácticamente se mantenía en un estado de letargo las 24 horas.

 

Buddy visitó a 3 distintos veterinarios, dos de ellos jamás sospecharon de coronavirus. Le realizaron distintos análisis y estudios, encontrando además otros daños en distintos órganos, y fue sometido a varios días de antibióticos y esteroides.

 

Fue hasta la tercera clínica donde revisaron a Buddy, donde el veterinario en cuestión sospechó de covid-19 y le realizó la prueba, resultando positiva. Para entonces ya había pasado un mes de que Buddy presentó por primera vez problemas de respiración.

 

Al no existir antecedentes de animales domésticos (en este caso perros) contagiados por coronavirus en EE.UU, el tratamiento y los pasos a seguir fueron inciertos. Los departamentos de salud de la localidad tuvieron que ponerse rápidamente en contacto con la familia de Buddy y el veterinario para analizar el caso y pensar en una estrategia a seguir.

 

Pasaron las semanas, y el día 11 de julio Allison, la madre de familia, encontró a Buddy en la cocina vomitando enormes coágulos de sangre. La alarma fue inmediata, y en ese momento supieron que no había mucho más que hacer.

 

Llevaron de inmediato a Buddy con el veterinario, solo para confirmar que efectivamente, ya no se podía recuperar. Ahí se decidieron por la eutanasia.

 

 

 

fallece el primer perro por covid-19 en ee.uu

Foto: National Geographic

 

 

 

Tras la muerte de Buddy, el veterinario dio aviso al Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York para preguntar si necesitaba el cuerpo del perro para dar seguimiento a algún tipo de investigación, pero en tanto los trámites burocráticos se escalaron a niveles federales, al momento de recibir una respuesta afirmativa solicitando el cuerpo para realizar una necropsia, Buddy ya había sido cremado

 

Debemos destacar que desde unos años atrás, Buddy fue diagnosticado con leucemia, lo cual es una línea de investigación muy válida para pensar en la posible causa de todos los males que le estaban ocurriendo, sin embargo, la prueba positiva de covid-19 y el hecho de no haber podido practicarle una necropsia, dejan en duda la causa real que lo llevó a caer de forma tan grave y estrepitosa.

 

Sin duda uno de los más grandes temores para todos los dueños de mascotas, es que la crisis actual por coronavirus también llegue y les afecte a sus compañeros de cuatro patitas, convirtiéndose en una preocupación adicional a las que ya tenemos al respecto. Lo cierto es que no hay nada cerrado con este tema de la pandemia, contagios, síntomas y ahora también especies, varían y cambian día con día, y no resta más que tener cautela y actuar ante cualquier señal de peligro.

Imágenes propiedad de National Geographic