preloader
Top
LÁGRIMAS DE COCODRILO: HACER LLORAR A LOS ANIMALES PARA GANARSE LA VIDA -
fade
6622
post-template-default,single,single-post,postid-6622,single-format-standard,theme-flow123,eltd-core-1.1.2,woocommerce-no-js,woo-variation-swatches,woo-variation-swatches-theme-flow123,woo-variation-swatches-theme-child-flow123,woo-variation-swatches-style-squared,woo-variation-swatches-attribute-behavior-blur,woo-variation-swatches-tooltip-disabled,woo-variation-swatches-stylesheet-enabled,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
lágrimas de cocodrilo: hacer llorar a los animales para ganarse la vida

LÁGRIMAS DE COCODRILO: HACER LLORAR A LOS ANIMALES PARA GANARSE LA VIDA

Si tuviéramos que definir la profesión de Arianne Pontes Oriá, más de uno se sentiría incómodo: Trabajar haciendo llorar a los animales.

 

 

Y sí es eso, pero hay más.

 

  

“La ciencia nos dice que, técnicamente, los seres humanos somos la única especie que tiene la capacidad de llorar, al menos como una forma de respuesta a emociones”, comentó Oriá veterinaria de la Universidad Federal de Bahía en Brasil.

 

lágrimas de cocodrilo: hacer llorar a los animales para ganarse la vida

 

 

 

Para los humanos, el llanto es una forma de manifestar físicamente los sentimientos, que son difíciles de estudiar y confirmar en otras criaturas.

 

 

Recolectar lágrimas de animales, vaya trabajo. El líquido que mantiene limpieza y lubricación en los ojos de todos los vertebrados, líquido vital para la visión que no ha tenido la atención que merece, salvo en ciertos mamíferos.

 

 

En sus estudios, Oriá define sus descubrimientos como fascinantes, al conocer todo lo que se llega a filtrar a través de los ojos de perros, loros, tortugas, etc.

 

 

lágrimas de cocodrilo: hacer llorar a los animales para ganarse la vida

 

 

 

 

El proceso de evolución, con el objetivo de ayudarnos a adaptarnos y protegernos en distintos climas y ambientes, ha modificado la composición de las lágrimas a tal grado que ya se ha convertido en un campo de estudio para los científicos.

 

 

La investigación de Oriá arrancó hace años analizando las lágrimas de los caimanes, los cuales cuentan con una superficie ocular muy particular. Un ejemplo de esta peculiaridad, es que un caimán puede pasar hasta dos horas sin parpadear una sola vez, mientras que los humanos lo hacemos aproximadamente 15 veces por minuto.

 

 

Esta composición de lágrimas, ayuda a responder preguntas que aporten al desarrollo de tratamientos para malestares como la resequedad ocular y otros padecimientos oftalmológicos.

 

 

Con el respeto hacia los animales y los cuidados necesarios, así como con la ética por delante, este tipo de estudios científicos son una vez más un avance en la medicina, que se da gracias al aporte tan importante de distintas especies animales; una vez más, el trabajo en equipo en beneficio de todos.