Anatole France

uñas de gato

Hasta que uno no ha amado un animal, una parte del alma sigue sin despertar