Immanuel Kant

dueño jugando con su gato

Podemos juzgar el corazón de un hombre por su tratamiento de los animales